Esta pagina también existe en: Italiano Italiano, English English, Srpski Srpski, Ελληνικά Ελληνικά, български български, Magyar Magyar, Lietuviškai Lietuviškai

La semana 9 de tu embarazo puede no ser muy diferente a la semana 8. Pero tu bebé está casi completamente desarrollado en miniatura y listo para seguir creciendo.

 

¿Alguna vez te preguntas qué color de ojos tendrá tu bebé? El color ya está empezando a aparecer en sus diminutos ojos e incluso tiene párpados. Sorprendentemente, las papilas gustativas se están formando en su lengua. A las nueve semanas, tu bebé ya mide unos 22 mm de largo desde la cabeza hasta el coxis.

En esta semana, los órganos reproductivos comienzan a formarse, junto con algunos otros órganos importantes, como el páncreas y la vesícula biliar. Llegados a este punto, tu bebé se ha duplicado de tamaño y su cabeza, que es aproximadamente la mitad de la longitud de todo su cuerpo, está apoyada sobre su pecho.

Los huesos y el cartílago comienzan a formarse, los brazos y las piernas están creciendo y los dedos de las manos y los pies se están formando. A medida que el cuerpo crece hay más espacio y los intestinos se separan del cordón umbilical moviéndose hacia el estómago. Ahora, tu bebé está empezando a moverse en el útero, pero pasarán algunas semanas antes de que puedas sentirlo.

El primer trimestre puede ser difícil. El malestar, el agotamiento, las ansiedades, todo lo que intentas mantener en secreto te puede hacer sentir mal. Pero espera! No será así para siempre.

A medida que el volumen de sangre continúa aumentando, puedes sentir los efectos a través de mareos y micción frecuente, y puedes ver los efectos en venas abultadas en las manos y los pies o por una hemorragia nasal. Pero esta sangre adicional está ahí por una buena razón, ayudará a proteger a tu bebé cuando se ponga de pie o se acueste, y protege contra la pérdida de sangre que experimentarás durante el parto.

Hablando de sangre, sangrado vaginal puede ocurrir en el primer trimestre y no es necesariamente un motivo de alarma, pero podría ser un signo de embarazo ectópico o un aborto espontáneo, por lo que siempre debes llamar a tu médico de inmediato si experimentas sangrado.

Mantente saludable y en forma. Come alimentos saludables, duerme lo suficiente y haz ejercicio (con la aprobación de tu médico). El ejercicio puede ayudar a reducir el estrés y ayuda a prevenir las incomodidades comunes del embarazo.

Sigue comiendo comidas pequeñas y regulares. Este no es el momento de intentar perder peso. Cualquiera que fuera tu peso antes de quedar embarazada, ahora es importante seguir una dieta sana y equilibrada.

¿Sabías que los albaricoques secos contienen ácido fólico, potasio, calcio y magnesio? Son una excelente opción para aumentar tus reservas de hierro y evitar la anemia durante el embarazo. También pueden regular la digestión lenta del embarazo.

Esta semana también es un buen momento para empezar a pensar en qué harías si tu médico sugiere algún tipo de prueba genética. Puede provocarte muchas preguntas. Primero, por supuesto, es si los beneficios de hacerse la prueba superan los posibles riesgos para la salud. Puedes tener una larga conversación con su médico o consejero genético y muchas discusiones mentales por tu cuenta para decidir.

Hoy en día, los avances tecnológicos recientes han permitido el desarrollo de nuevas pruebas de detección que hacen que los procedimientos médicos sean menos invasivos y más asequibles.

 De hecho, las nuevas tecnologías genéticas moleculares han facilitado las pruebas prenatales no invasivas (NIPT) a través del análisis del ADN fetal libre de células (cffDNA) en el plasma materno.

Este es un desarrollo profundo de la atención prenatal que representa una mejora sustancial sobre la detección tradicional de marcadores múltiples.

La detección prenatal no invasiva basada en el ADN se ha introducido en 2011 en varios países y requiere una extracción simple de sangre de una madre embarazada para analizar fragmentos de ADN fetal que se han liberado en el torrente sanguíneo y detectar anomalías genéticas como el síndrome de Down. Es libre de riesgos para la madre y el bebé.

Tranquility es la prueba prenatal sin riesgo de Genoma Swiss Biotechnology basada en el ADN para la detección temprana de las trisomías más comunes, incluido el síndrome de Down.

Otras cosas para que tú y tu pareja consideren: ¿Terminarías tu embarazo si descubrieras que tu bebé tenía un defecto  genético grave? De lo contrario, ¿te ayudaría tener esta información por adelantado para que puedas prepararte para un niño con necesidades especiales? Es probable que nunca tengas que responder a estas preguntas (del 90 al 95% de los embarazos resultan en partos de bebés sanos), pero puedes decidir que es mejor estar preparado que cogido por sorpresa.