Esta pagina también existe en: English English, Italiano Italiano, Ελληνικά Ελληνικά, Srpski Srpski, Magyar Magyar, Lietuviškai Lietuviškai, български български

Los pilares de construcción básicos del cuerpo de tu bebé están casi en su lugar.

 

Esta semana marcará el final de la etapa embrionaria de tu bebé. Esto significa que los pilares de construcción básicos de su cuerpo están casi en su lugar.

Sus rasgos faciales se vuelven cada vez más definidos: la cara se está formando, los ojos y oídos son más visibles y el bebé ahora puede abrir la boca. La parte superior de su nariz es discernible.

Los órganos vitales ya están creados: el corazón, el cerebro, los pulmones, los riñones, el hígado y el intestino. Los bronquios están comenzando a ramificarse. El ultrasonido registra los latidos del corazón y son mucho más rápidos que los tuyos, alrededor de 160 latidos por minuto.

También suceden muchas cosas en el cuerpo de tu bebé esta semana: sus brazos son lo suficientemente largos como para que sus manos se crucen sobre su pecho y sus piernas se alarguen también. Sin embargo, los tobillos, los muslos, las rodillas y los dedos de los pies aún no se pueden distinguir. La cola embrionaria casi se ha ido, y el área donde estaba se convertirá en el coxis (cóccix).

Las células nerviosas en el cerebro de tu bebé se ramifican para formar vías neurales tempranas. La parte del cerebro responsable del sentido del olfato también se está formando.

Tu cuerpo está haciendo un trabajo maravilloso para ayudar a que tu bebé crezca, pero el aumento del flujo sanguíneo, las hormonas del embarazo y el útero en crecimiento pueden hacer que tengas venas varicosas. Esto sucede cuando la sangre se acumula en puntos débiles de las venas, lo que hace que se abulten debajo de la piel. Los síntomas a menudo comienzan a aparecer en el primer trimestre. Deberías mencionarlos a tu matrona en tu primera cita prenatal si te causan alguna molestia.

A pesar de que es poco probable que hayas ganado mucho peso, ciertamente están creciendo partes de tu cuerpo. Probablemente hayas notado que tus senos parecen más grandes. Esto se debe a que las hormonas del embarazo activan la capa de grasa que se encuentra en ellos para que se espesen y que los conductos de la leche se multipliquen. Pronto es probable que necesites un tamaño de sujetador más grande con mejor soporte.

Aprende cuales pueden ser tus exámenes prenatales del primer trimestre:

Tu médico o matrona te ofrecerá una variedad de exámenes durante tu embarazo que pueden ayudar a determinar si tu bebé tiene síndrome de Down y otras afecciones. Algunos son análisis de sangre relativamente simples, mientras que otros implican procedimientos más invasivos. Todos son opcionales.

Pídele a tu médico que te explique qué es, cómo se hace y qué resultados e indicarán.

El protocolo de diagnóstico actual consiste en el screening del primer trimestre, seguido de un procedimiento invasivo en caso de hallazgos positivos.

La prueba de screening del primer trimestre incluye una prueba de sangre que mide los niveles de dos proteínas en su sangre y una ecografía especial llamada translucencia nucal (NT).

La prueba combina el resultado de diferentes parámetros:

  • Edad de la madre
  • Translucencia nucal (medición por ultrasonido del pliegue del cuello fetal)
  • Pruebas de serología (PAPP-A y β-HCG libre)

Procedimientos invasivos:

  • Muestreo de vellosidades coriónicas (CVS) 10-13 semanas de embarazo: esta prueba de diagnóstico consiste en recolectar células de la placenta, que luego se envían a un laboratorio para su análisis genético. CVS puede identificar si su bebé tiene cientos de anomalías cromosómicas y otros trastornos genéticos.
  • Amniocentesis 15-20 semanas de embarazo: es una prueba prenatal en la que se extrae una pequeña cantidad de líquido amniótico del saco que rodea al feto para su análisis. La muestra de líquido amniótico se extrae mediante una aguja fina insertada en el útero a través del abdomen, bajo guía ecográfica. El fluido luego se envía a un laboratorio para su análisis.

Estos procedimientos causan angustia para la madre y para la familia y tiene un riesgo asociado de aborto espontáneo estimado en 1%.

NIPT (prueba prenatal no invasiva): durante el embarazo, fragmentos de células del ADN del bebé circulan en la sangre de la madre. El ADN fetal es detectable a partir de la quinta semana de gestación y su concentración aumenta durante las siguientes semanas. La cantidad de ADN fetal presente en el flujo sanguíneo de la madre a partir de la 10ª semana de gestación (12ª semana para embarazos gemelares) es suficiente para realizar la prueba y garantizar la precisión de los resultados.

El Royal College of Obstetricians & Gynecologists afirma que las pruebas de ADN fetal mejoran la información disponible para las mujeres embarazadas a la vez que reducen en gran medida la pérdida de embarazos sin complicaciones como resultado de aborto involuntario causado por procedimientos invasivos innecesarios.

Tranquility es la prueba prenatal libre de riesgo de Genoma Swiss Biotechnology basada en el ADN para la detección temprana de las trisomías más comunes, incluido el Síndrome de Down.