Esta pagina también existe en: Srpski Srpski, English English, Français Français, Italiano Italiano

El primer trimestre del embarazo se caracteriza por una transformación invisible pero increíble. Tu cuerpo está pasando por grandes cambios, ya que dentro de ti el feto ya se está desarrollando. Una gran aventura ya ha comenzado.

Las semanas después de la concepción, el útero comienza a apoyar el crecimiento de la placenta y el feto; experimentarás un aumento significativo de los niveles de hormonas que pueden venir acompañados de algunos de los síntomas del embarazo tales como fatiga, olores que puedan ser molestos ahora y provocar náuseas.

Mientras que el camino a la maternidad puede ser pedregoso en ocasiones, hay algunas consejos que las mujeres pueden llevar a cabo para tener un embarazo más llevadero y poder disfrutar de él.

En primer lugar, el ejercicio te puede ayudar a aumentar tu energía, descansar mejor al final del día, y te asegurará que su cuerpo estará en forma y saludable para cuando llegue el momento de dar a luz. El ejercicio aumenta la circulación, lo que garantiza un flujo sanguíneo saludable para el feto y la placenta. Las endorfinas liberadas durante la sesión de ejercicios son particularmente útiles cuando se está experimentando cambios hormonales. Se recomienda realizer ejercicios de bajo impacto como caminar, andar, bicicleta estática, natación, el yoga y el Pilates.

El Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos recomienda que las mujeres embarazadas realizen ejercicio durante al menos 30 minutos por día, varios días a la semana.

En segundo lugar, es esencial mantener una dieta saludable, donde hay que destacar que es importante que el cuerpo reciba una cantidad adecuada de ácido fólico y otros suplementos (siempre según lo recomendado por tu medico). El consume de estos ayuda a prevenir defectos del tubo neural, como la espina bífida, anemias y otras posibles complicaciones del bebé.

Se debe minimizar el consumo de cafeína y refresco, y evitar el alcohol por complete. El pescado es un gran aliado gracias a Omega 3, pero algunos no se deben comer debido a los altos niveles de mercurio. Tu matrona te puede ayudar a decidir qué es lo mejor.

La cuestión cuando peso es saludable aumentar, depende mucho del peso que tuvieras previamente. El Instituto de Medicina recomienda que las mujeres de peso medio ganan de 11 a 15 kg durante el embarazo, las mujeres con bajo peso ganan entre 12 y 18 kg y las mujeres con sobrepeso ganan 7 a 11 kg.

Hay ocho componentes diferentes que conforman la ganancia de peso total del embarazo: el bebé, el útero, la placenta, el líquido amniótico, los senos, el aumento de la sangre materna, las reservas maternas (proteínas) de grasa y los fluidos tisulares (retención de agua). El aumento de peso es saludable, normal y esencial durante el embarazo.

Este período es de vital importancia para el desarrollo del bebé. Los órganos del feto se comienzan a desarrollar al final del tercer mes.

Tu bebé

En las primeras 4 semanas de embarazo, el embrión está unido a un pequeño saco vitelino que proporciona el alimento. Posteriormente, la placenta se formará y se hará cargo de la transferencia de nutrientes al embrión.

El embrión está rodeado por fluido en el interior del saco amniótico. Es la capa externa de este saco la que se desarrolla en la placenta.
Las células de la placenta crecen en el revestimiento del útero, estableciéndose un rico suministro de sangre para que el bebé reciba todo el oxígeno y los nutrientes que necesita.

La quinta semana de embarazo es el momento de la primera falta de regla, momento en el que la mayoría de las mujeres se dan cuenta de que pueden estar embarazadas.

Este el principio del período embrionario. las células del embrión se multiplican y comienzan a ocuparse de sus funciones específicas; esta etapa se conoce como diferenciación celular.

El embrión está formado por tres capas denominadas capas germinales: la capa superior, el ectodermo, dará lugar a capa más externa del bebé de la piel, los sistemas nerviosos central y periférico, ojos, oídos internos y muchos tejidos conectivos.

El corazón de su bebé y el sistema circulatorio se forman en la capa media de las células, el mesodermo. Esta capa de células también servirá como la base para huesos, los músculos, los riñones de su bebé y gran parte del sistema reproductivo.

La capa interior de las células, el endodermo se convertirá en un simple tubo revestido de membranas mucosas. pulmones, los intestinos y la vejiga de su bebé se desarrollaran aquí.

Mientras que estos órganos están evolucionando, el corazón se está formando. Tu bebé ya tiene algunos de sus propios vasos sanguíneos y la sangre comienza a circular. Una serie de estos vasos sanguíneos se conecta a su bebé a usted y se convertirá en el cordón umbilical.

Durante la sexta semana el crecimiento es rápido. El tubo neural a lo largo de la espalda del bebé se está cerrando y el corazón de su bebé comienza a dividirse en cuatro cámaras y ya bombea la sangre.

Los rasgos faciales básicos empezarán a aparecer, como los ojos, la nariz, la mandíbula, las mejillas y la barbilla. El cuerpo de su bebé está tomando una curvatura en forma de C y unos pequeños brotes pronto se convertirá en brazos y piernas.

Los músculos y huesos tejidos ya se están acumulando y en esta etapa, los latidos del corazón a veces pueden verse en la ecografía.

Al alcanzar la séptima semana, el embrión ha crecido hasta unos 10 mm de largo desde la cabeza hasta la parte inferior, también conocido como “longitude cráneo-rabadilla”. Las funciones cerebrales y faciales de su bebé se están desarrollando rápidamente, más rápido que el resto del cuerpo.

Las pequeñas fosas nasales se hacen visibles y las lentes de los ojos comienzan a formarse. Las yemas de los brazos se hacen más largos y los extremos se aplanan, estos se convertirán en las manos. El oído interno comienza a desarrollarse, pero el oído externo en el lado de la cabeza no aparecerá hasta dentro de un par de semanas.
Las células nerviosas dejan de multiplicarse y desarrollarse y el sistema nervioso comienza a tomar forma.

Por lo general en estas semanas ya se puede empezar a acudir a clases sobre el embarazo para ti y tu pareja. Esto puede ayudar a hacer la transición a un embarazo más real para tu pareja y darle una idea de lo que está por venir.

En el momento en el que se cumplen 8 semanas de embaraz los brazos se alargan y los dedos han comenzado a formarse a pesar de que no se han separado todavía. Las diferentes partes de la pierna todavía no están adecuadamente diferenciadas, sera un poco más tarde cuando se desarrollen las rodillas, los tobillos, los muslos y los dedos de los pies.

Las partes en forma de concha de oídos de su bebé, también se están formando y los ojos se están haciendo visibles. El labio superior y la nariz se han formado y el tronco del cuerpo del bebé está empezando a enderezarse.
El feto está todavía en su saco amniótico y la placenta continúa con el desarrollo, se forman estructuras llamadas vellosidades coriónicas que ayudan en el intercambio de nutrientes y materiales entre la placenta y el útero. En esta etapa, el feto todavía recibe su alimento desde el saco vitelino.

En la novena semana de embarazo, los brazos de tu bebé crecen, se desarrollan los huesos y se doblan los codos. Se forman los dedos de los pies y los párpados y las orejas de su bebé siguen en desarrollo. La cara se está formando lentamente. Los ojos son más grandes y más obvios y tienen algo de color (pigmento) en ellos.

En la 10a semana de embarazo, la cabeza del bebé se ha vuelto más redonda. El cuello comienza a desarrollarse y los párpados del bebé empiezan a cerrarse para proteger sus ojos en desarrollo. Las orejas están empezando a desarrollarse en los lados de la cabeza del bebé, y dentro de la cabeza sus canales auditivos se están formando. Si pudieras mirar la cara de tu bebé serías capaz de ver su labio superior y dos pequeñas ventanas que formarán la nariz. Las mandíbulas se están desarrollando y ya contienen todos los futuros dientes de leche. El corazón está completamente formado ahora y late a 180 veces por minuto, que es de dos a tres veces más rápido que tu propio corazón.

En la semana 11 el feto y la placenta están creciendo (estará totalmente formado en la semana 12). Los huesos de la cara se forman ahora. Los párpados ahora cubren los ojos, y permanecerán cerrados hasta el séptimo mes para proteger las fibras nerviosas. Los oidos van tomando forma. La cabeza del bebé constituye un tercio de su longitud, pero el cuerpo se está enderezando rápido y los dedos de los pies se van a separar.

El cerebro está creciendo rápidamente y produce 250.000 células nerviosas por minuto.

Sólo 12 semanas después de tu último período, el feto está completamente formado. Todos sus órganos, músculos, extremidades y huesos están en su lugar, y los órganos sexuales están bien desarrollados. A partir de ahora tiene que crecer y madurar.

Su bebé tiene barbilla, la nariz y un perfil facial. El pelo está en la cabeza y las manos y los pies han desarrollado uñas blandas. Las cuerdas vocales se han desarrollado también. El cerebro está completamente formado. Los riñones se desarrollan y comienzan a secretar orina. Su bebé tiene sus propios reflejos; incluso puede chuparse el dedo.

A partir de la semana 12 puedes ser capaz de oír los latidos del corazón del bebé a través de un monitor en tu visita prenatal.

Si todavía no has acudido al ginecólogo o a la matrona, es el momento de hacerlo ya que a partir de ahora tendrás que hacer un seguimiento exhaustive de tu embarazo.

Las nuevas tecnologías permiten ahora la realización de test genéticos. A partir de la semana 10 de embarazo (y 12 para los embarazos de gemelos), es posible analizar con gran fiabilidad el ADN libre de células fetales en el torrente sanguíneo de la madre para la detección temprana de los trastornos cromosómicos incluyendo el síndrome de Down.

Para más información, entra en nuestra página y conoce nuestro test prenatal no invasivo Tranquility, el test de ADN fetal de Genoma que evita el riesgo de amniocentesis.