Esta pagina también existe en: English English, Italiano Italiano, Srpski Srpski, Magyar Magyar, Ελληνικά Ελληνικά, български български

El diagnóstico prenatal es el conjunto de técnicas empleadas para detectar anomalías fetales. Pese a que la mayoría de ellas no tienen tratamiento durante el embarazo, su conocimiento es de crucial importancia para poder controlar la gestación así como planificar el nacimiento en el momento y lugar adecuado para tratar al recién nacido enfermo.

Durante un embarazo normal se realizan tres ecografías importantes, de alta resolución con diferentes objetivos en cada momento.

Ecografía de 11-14 semanas

En esta exploración se valoran fundamentalmente los marcadores ecográficos de anomalías cromosómicas (translucencia nucal, hueso nasal…). Su estudio permite, junto con los marcadores de sangre, realizar lo que se denomina cribado combinado y determinar el riesgo de trisomía 21 (síndrome de down) entre otros.

La capacidad de diagnosticar del cribado combinado se puede mejorar de forma muy significativa con cifras cercanas al 99-100% mediante los test prenatales no invasivos de DNA fetal en sangre materna cuyo uso se ha generalizado en todo el mundo en los últimos 5 años y han permitido aumentar de forma espectacular los casos diagnosticados disminuyendo la ansiedad de los futuros padres y todo ello sin riesgo alguno.

Tranquility es uno de los test prenatales no invasivos más fiables del mercado

Ecografía morfológica de las 20 semanas

En la mitad de la gestación se valora la biometría (medidas fetales) y morfología del feto. Es un buen momento para estudiar el corazón, cerebro, columna, abdomen, miembros, cara etc.

Ecografía del tercer trimestre

Realizada sobre la semana 33-34 permite revalorar de nuevo la anatomía y principalmente confirmar el desarrollo y crecimiento fetal adecuado así como el volumen de liquido amniótico y la presentación fetal (cefálica, nalgas, etc.) de cara al parto.

En las gestaciones gemelares se realiza alguna exploración adicional y en aquellas que comparten placenta (monocoriales), los controles son bisemanales.

La ecografía permite de forma no invasiva e inocua, estudiar al feto en profundidad tanto en lo morfológico como en cuanto a la detección de retrasos de crecimiento que pueden beneficiarse de un estrecho control e incluso en ocasiones de fetos gravemente afectados, de un nacimiento prematuro. Además favorece el vinculo emocional   madre –hijo y su normalidad ayuda a disminuir la ansiedad y el miedo de muchas madres.

 

Dr. Javier Pérez Pedregosa


Ginecólogo. Director Unidad de Medicina Materno Fetal. Hospital Sanitas La Moraleja y HM Puerta del Sur, Madrid. Profesor Asociado Facultad de Medicina. Universidad Francisco de Vitoria.